Scroll to top

La movilidad del futuro será eléctrica y compartida

by Future Plus Ventures

La movilidad del futuro será eléctrica y compartida

Cuando imaginábamos el futuro pensábamos en coches voladores, en viajes en el tiempo, en la teletransportación o en ciudades futuristas, tal y como nos mostraban las películas. A la espera de que todo eso llegue, nuestras calles comienzan a llenarse de otras alternativas a las cuatro ruedas, que permiten que las nuevas tendencias en lo que a movilidad se refiere estén cambiando el paisaje.  

Patinetes eléctricos y tradicionales, bicicletas motorizadas, motos para alquilar por horas e incluso minutos, coches que se ponen en marcha con un app, vehículos de hidrógeno, compartidos, autónomos,… Actualmente son infinitas las alternativas de movilidad que están surgiendo en las grandes ciudades, al amparo de la concienciación por el medioambiente, la búsqueda de energías alternativas que contaminen menos y tratar de reducir los atascos y el ruido. Además de conseguir el objetivo de tener ciudades más sostenibles y limpias, motivo más que suficiente para que, de manera creciente, un mayor número de usuarios se decante por este tipo de transporte en su día a día.

Con la población urbana creciendo a un ritmo del 2%, según datos del Banco Mundial, no es de extrañar que alrededor del año 2050 cerca de tres cuartos del total de los habitantes se concentre en las grandes metrópolis. Es por ello que un aspecto tan esencial como la movilidad, con un efecto directo en la calidad de vida de los ciudadanos, esté cambiando a pasos agigantados. La introducción de nuevas opciones más sostenibles, donde el peatón sea el principal protagonista, y la búsqueda de ciudades “amables” y más habitables están provocando que otros tipos de vehículos vayan, poco a poco, reemplazando a los coches que circulan actualmente. Sobre todo, porque el objetivo es buscar una serie de alternativas relacionadas con un transporte inteligente, eficiente y más respetuoso con el entorno y el medioambiente, más acorde con las actuales necesidades sociales de los ciudadanos.

En este sentido, los sistemas de movilidad compartida, ya sea de coche o de moto (hay claros ejemplos en fórmulas como Car2Go, Emov, Zity o eCooltra, entre otras), proporcionan un modelo de transporte que se ajusta como un guante a los requerimientos de los ciudadanos. Aparte de contribuir a mejorar la calidad del aire de las urbes, al tratarse de vehículos eléctricos o con bajas emisiones. Los expertos vaticinan que el coche del futuro será una mezcla de los distintos modelos que existen actualmente. De hecho, la consultora PwC, en su informe “Las cinco tendencias que transformarán el mercado del automóvil”, apunta a que tanto la digitalización como el transporte compartido cambiarán de forma drástica este sector. Como ejemplos de esta  mutación, el informe señala que el parque de vehículos en Europa se verá reducido en un 25% y que el 35% de los kilómetros en Europa se realizarán en transporte compartido. Por otro lado, el estudio señala que, en 2030, un 70% de los coches estarán conectados en Europa y en EEUU, mientras que en China será el 100%.

Nuestro país no es ajeno a esta corriente. Según el estudio “Utilities: Lead the Charge in eMobility”, elaborado por Accenture Strategy y que ha encuestado a cerca de 500 consumidores españoles, las razones medioambientales y las oportunidades de ahorro que ofrecen los vehículos eléctricos son los principales motivos para la posible adquisición de un coche de estas características. Tanto es así que el 69% de los encuestados estaría dispuesto a cambiarse a un coche eléctrico para ahorrar costes a largo plazo. No es de extrañar, por lo tanto, que el mismo informe apunte a que para el año 2025, la adopción del vehículo eléctrico en nuestro país alcance las 200.000 unidades, que se incrementarán a los dos millones de automóviles en el año 2040.

Movilidad barata y confortable

Esta reestructuración del sector de la automoción, adelantada por la consultora PwC, traerá consigo una serie de novedosas características relacionadas con la movilidad que se basarán en aspectos como la electrificación (la tendencia clave en cuanto a movilidad libre de emisiones), vehículos autónomos (gracias al avance que se está produciendo en áreas como la inteligencia artificial, el aprendizaje de máquinas y las redes neuronales. Esto permitirá conseguir el anhelado sueño de un vehículo autónomo real, que no requiera de la intervención humana), conectividad (no solo con otros vehículos, sino con las señales de tráfico, las autopistas e incluso la conexión digital de los ocupantes del automóvil con el exterior), así como automóviles compartidos (o carsharing, un servicio cada vez más utilizado en las grandes ciudades y cuyo concepto, según el informe, será más viable desde el punto de vista económico. Además, se prevé que en el futuro sea posible pedir uno de estos coches bajo demanda, sin necesidad de tener que buscarlo).

De esta manera, con un mercado en creciente expansión, toca hacer hincapié en la regulación de este tipo de vehículos. En este punto cabe destacar que, con el objetivo de que los motores sostenibles vayan ganando un mayor protagonismo, la Unión Europea puso en marcha una iniciativa para que los fabricantes de coches dispongan, para 2025, de un 25% de cuota mínima de modelos eléctricos e híbridos, a la vez que se prohibirán los motores de combustión para el año 2035. Junto a estas iniciativas, Europa está apoyando la innovación y el desarrollo de nuevas baterías que garanticen mayor autonomía, así como la creación de más puntos de recarga, ya sea en los parkings públicos o en las viviendas de nueva construcción. Mientras, en relación a la ausencia de ruido que caracteriza a los modelos eléctricos, desde el pasado 1 de julio es obligatorio que los coches eléctricos e híbridos de nueva homologación en Europa incluyan sistemas de aviso acústico (SAAV). Esta normativa, fijada por la Unión Europea (UE), quiere reducir los accidentes provocados por estos vehículos, ya que su motor, que casi no emite sonido a bajas velocidades, supone un peligro potencial para peatones o ciclistas. La normativa también estipula que, a partir de 2021, será de obligado cumplimiento para todos los vehículos eléctricos e híbridos comercializados en Europa.

Related posts

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.