Scroll to top

Los gobiernos apuestan por las Smart Cities

by Future Plus Ventures

Los gobiernos apuestan por las Smart Cities

Con el aumento anual e imparable de la población mundial y con unos recursos cada vez más limitados, la única solución que se vislumbra es reinventar la forma en que vivimos.

Según apunta el último estudio IESE Cities in Motion, cuyo objetivo final es tratar de identificar las verdaderas Smart Cities existentes en el mundo, cerca del 80% de la población mundial vivirá en las ciudades. Mientras que la OCDE señala la existencia de más de 2.000 millones de habitantes adicionales para 2050, a la vez que se prevé que, en el año 2025, solo en China habrá 221 ciudades que superen el millón de personas. Unas cifras vertiginosas que obligan a las ciudades a ofrecer, a sus futuros habitantes, las mejores prestaciones posibles y los mejores recursos disponibles. Sobre todo porque este incremento demográfico traerá consigo el aumento del consumo energético y de la contaminación, con el consiguiente reto de garantizar la sostenibilidad de las ciudades. Por ello, con el nuevo horizonte que nos proporciona el potencial de la tecnología, el propósito es construir, por un lado, ciudades orientadas a la sostenibilidad (sirviéndose de la infraestructura y la innovación para disminuir el consumo energético), y, por otro, espacios con valores añadidos, que mejoren la vida de los ciudadanos y logren un uso más eficaz de la distribución de los recursos.

Pero, ¿cuál es la definición de Smart City? Las también llamadas “ciudades inteligentes” son aquellas que son capaces de utilizar la tecnología de la información y la comunicación (TIC) para desarrollar mejores infraestructuras para los ciudadanos. Un concepto que empezó a extenderse a lo largo de los años 90 y que, en la actualidad, ha evolucionado en sí mismo, ya que no se trata de algo que se vaya a desarrollar en un futuro, más o menos inmediato, sino que es una realidad presente. Porque de lo que se trata es de una apuesta clara por la competitividad, la I+D+i, la planificación o la colaboración entre todos los actores implicados, teniendo como base el uso de la tecnología y las posibilidades que ofrece. Es decir, llevar a cabo una transformación digital de los ecosistemas urbanos para cumplir con una serie de objetivos medioambientales, financieros y sociales. De ahí que la inversión mundial en la aplicación de estas diferentes tecnologías para Smart Cities esté creciendo exponencialmente, de tal manera que se llegará a los casi 135.000 millones de dólares en el año 2021, según apunta IDC Research España. Una cantidad destinada a desarrollar tecnología para que las ciudades sean más eficientes y se conviertan en centros urbanos inteligentes. Eso sí, teniendo en cuenta que el nivel de inversión será acorde con el tipo de región en la que se produzca y que no todos los países están apostando por las mismas prioridades. Mientras que EE.UU., Europa y Japón invierten más en la movilidad y el transporte conectado, China, por su parte, antepone los sistemas de videoviligancia. Por eso, como señalan desde IDC Research España, la inversión en las ciudades inteligentes irá evolucionando hasta convertirse en la gran oportunidad del mercado tecnológico.

 

Conectividad en las ciudades

Un proceso de transformación que, como señalábamos anteriormente, conlleva la generación de diversos modelos de negocio, nueva tecnología y nuevas ideas para aplicarla. Y, por ende, repercutirá en la creación de puestos de trabajo más especializados, novedosos perfiles profesionales y la consolidación de las pymes tecnológicas. En este sentido, la conectividad aplicada al transporte o las comunicaciones, tecnologías como LPWA (Low Power Wide Area Network) o Long-Term Evolution (LTE), el avance del Internet de las Cosas (IoT) para comunicar un mayor número de dispositivos y más potentes, soluciones para la gestión y el almacenamiento de la ingente cantidad de datos que se generará, con el Cloud Computing o el Machine Learning como métodos avanzados de análisis, o sistemas de Open Data son algunas de las tecnologías que empiezan a vincularse al desarrollo de las Smart Cities, con la idea de la innovación como motor del cambio y de la mejora social. Tanto es así que la Unión Europea ha destinado un partida de su presupuesto para promover este desarrollo, a través de su proyecto Smart Cities and Communities, con el objetivo de evitar la dependencia energética y buscar la autosuficiencia.

Una oportunidad que España no quiere perderse. Con empresas relevantes y de vanguardia en este ámbito, nuestro país dispone de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), de la que forman parte un total de 87 municipios, y cuyo objetivo es promover la gestión automática y eficiente de las infraestructuras y los servicios urbanos. Por su parte, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha elaborado un Plan Nacional de Ciudades Inteligentes para apoyar este proceso tecnológico. Destacar, asimismo, que en el ranking de Cities in Motion, Madrid ocupa el puesto 25 como primera ciudad inteligente de España, seguida de Barcelona en el puesto 26. En tercer lugar se sitúa Valencia, que aparece en el puesto 63, mientras que Sevilla es la cuarta ciudad española del ranking, situada en el puesto 85.

Related posts

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.